El Gobierno confía en que la revuelta en Cataluña no llegue hasta la campaña

Pedro Sánchez