El Gobierno acusa a un movimiento coordinado y violento dedicado a romper la convivencia en Cataluña

SANCHEZ