Un hotel sirve de refugio a turistas y manifestantes en los disturbios de Barcelona