Análisis

¿Y ahora cómo le van a llamar?

La coleta de Pablo Iglesias