Análisis

Pablo e Íñigo: no es nada personal, es la política

Iglesias y Errejón: no es nada personal, es la política