Iglesias y los suyos, bajo la responsabilidad del banco azul