Opinión

¿Sigue siendo el independentismo catalán la revolución de las sonrisas?