El equipo de Albert Rivera se desintegra y deja vía libre a Arrimadas