Ayuso fulmina a la izquierda y podrá gobernar sola sin el apoyo de Vox