Ayuso reclama entre bromas su propio congreso desde Castilla y León, y reivindica su victoria en Madrid