Ayuso resiste los ataques de la izquierda en un debate marcado por la gestión de la pandemia