Joana, una CDR de 80 años, a cara descubierta