La negociación de gobierno sale indemne de la dura sentencia de los ERE