"¡Viva el 8 de marzo!", la reinvindicación a la que se suman Sánchez y Rufián