La manifestación contra el ingreso en prisión de Pablo Hasel en Barcelona degenera en violencia