Marlaska asegura que la seguridad del rey emérito no supone un "gasto adicional", sin decir cuánto cuesta