Marta Rosique, la diputada más joven, mete la independencia y a los presos en el Congreso