Forcejeos durante una protesta contra la visita de Santiago Abascal a Lanzarote