La ministra de Industria, Reyes Maroto, recibe una carta con una navaja ensangrentada

La ministra de Industria, Reyes Maroto, recibe una carta con una navaja ensangrentada