Ignacio Aguado y el lío del “tonto del pueblo”