La retirada por parte del Ayuntamiento de Madrid de las placas de los fusilados por el franquismo provoca un enfrentamiento entre Vox y el PSOE