El dolor de Otegi por las víctimas: la distancia entre las palabras y los hechos