Casado ya no le tiene miedo a la foto con Abascal y pelea en la calle por el voto más conservador