El Parlament catalán cuelga la bandera LGTBI pese a que el Supremo las prohibió por no ser oficiales

El Parlament catalán cuelga la bandera LGTBI pese a que el Supremo las prohibió por no ser oficiales