Los partidos se presentan ante el rey sin acuerdo para evitar las elecciones