Sánchez complace a sus socios: interviene a las eléctricas y acude a la mesa de Cataluña