Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

Pegasus, caso abierto: las incógnitas sin respuesta

  • El CNI dice que espió a 18 independentistas catalanes, ¿quién espió a los otros hasta superar los 63?

  • ¿El Gobierno desconocía operaciones de espionajes tan sensible como la que colocó en su objetivo al entonces vicepresidente catalán Pere Aragonès?llevada a cabo

  • ¿Por qué no se detectó antes el espionaje al presidente del Gobierno?

La destitución de la directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Paz Esteban, no ha despejado todas las incógnitas que plantea el escándalo con Pegasus, el caso de espionaje desvelado a raíz de un informe de un centro de investigación canadiense el 18 de abril.

¿Es fiable el informe de Citizen Lab sobre el espionaje masivo al independentismo catalán?

El informe de Citizen Lab revela que 63 móviles de independentistas, sus socios, amigos y familiares han sufrido el ataque, en algunas ocasiones infructuoso, del programa de espionaje Pegasus que se hace prácticamente con el control del aparato.

No es la primera vez que Citizen Lab publica una investigación de este tipo. En ocasiones anteriores, no se han desacreditado. Amnistía Internacional ha confirmado de manera independiente cuatro casos.

La credibilidad del informe ha sido puesta en cuestión porque uno de los independentistas catalanes espiados, el informático Elies Campo, colabora con Citizen Lab. Por evidencias circunstanciales, este centro apunta a alguna entidad del Estado español como la posible autora de los espionajes.

¿A cuántos independentistas catalanes espió el CNI y por qué?

Ni el CNI ni el Gobierno han informado oficialmente de este asunto. Fuentes de Moncloa citadas por diversos medios han asegurado que “el Gobierno ni sabe ni debe saber si se ha espiado a Aragonès”

Lo que se sabe procede de informaciones periodísticas y de lo que se ha filtrado de la comparecencia de la directora Paz Esteban en la comisión que entiende de los secretos oficiales. El CNI admite que se espió a 18 independentistas catalanes, siempre con autorización judicial, como exige la ley. Del resto de los citados por Citizen Lab no responde. Entre los espiados, el ahora president de la Generalitat, Pere Aragonés, y vicepresidente y conseller de Economía catalán cuando fue espiado a partir de octubre de 2019.

No se conocen las razones presentadas por el CNI al juez para pedir su autorización, pero las fechas del inicio del espionaje coinciden con los disturbios en Cataluña alentados por los CDR y un oscuro entramado independentista, Tsunami Democratic. El Gobierno se ha comprometido a desclasificar los documentos si lo pide un juez.

Entre las misiones del CNI figura suministrar información al Gobierno que permita “evitar cualquier peligro, amenaza o agresión contra la independencias o integridad territorial de España, los intereses nacionales y la estabilidad del Estado de derecho y sus instituciones”.

¿Qué se sabe del espionaje al Gobierno español?

Las informaciones sobre espionaje con Pegasus a decenas de líderes extranjeros se conocen desde hace un año por informaciones periodísticas. No aparecía en ellas el Gobierno español, pero el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha sido el único en confirmar públicamente que ha sido víctima de este software espía de origen israelí.

El ataque tuvo éxito en los móviles del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de la ministra de Defensa, Margarita Robles, y del de Interior, Fernando Grande Marlaska. No así en el caso del ministro de Agricultura y exembajador en Marruecos, Luis Planas. La información extraída ha sido voluminosa en el caso de Sánchez y Marlaska, 2,6 gigas y 6,3 gigas respectivamente. El Gobierno atribuye el espionaje a un “agente externo”, pero no ha señalado a ningún país ni organismo externo.

Se ha especulado con Marruecos porque las fechas de los ataques coinciden con las de mayor tensión migratoria entre los dos países, cuando 10.000 inmigrantes saltaron la frontera de Ceuta en represalia aparente por la acogida sanitaria de España al líder del Frente Polisario. Marruecos también figuraba como principal sospechoso en el espionaje al presidente francés Emmanuel Macron.

¿Cuándo supo el Gobierno que le espiaron con Pegasus?

Pese a que el espionaje al Gobierno se produjo hace un año, pese a que ya entonces se informó de ataques con Pegasus a numerosos líderes extranjeros, el Gobierno asegura que no ha sabido nada hasta que decidió revisar los móviles a raíz del informe de Citizen Lab. “La verificación se ha producido en los últimos días, las últimas fechas. El conocimiento pleno lo hemos tenido recientemente, con los informes elaborados, fue en el día de ayer”, dijo el ministro de la Presidencia, Felix Bolaños, en la rueda de prensa del 2 de mayo.

¿Quién es el responsable de la seguridad de los móviles del Gobierno?

El Centro Criptológico Nacional, dependiente del CNI, es el responsable último de la seguridad de las comunicaciones del Gobierno, según se establece desde 2004: “Se hace necesario un organismo que, partiendo de un conocimiento de las tecnologías de la información y de las amenazas y vulnerabilidades que existen, proporcione una garantía razonable sobre la seguridad de productos y sistemas”, decía el preámbulo del decreto.

También algunas informaciones han apuntado al ministro Bolaños porque encabezaba la secretaría general del Gobierno cuando se produjo el espionaje y entre sus atribuciones estaba “La asistencia en materia de administración económica, personal, mantenimiento y conservación, medios informáticos y de comunicaciones”.

Y si bien la ministra de Defensa no explicitó las razones de la destitución de la directora del CNI, más allá de una vaga necesidad de “mejorar” el servicio, el presidente del Gobierno ha sido claro en el Congreso al decir que “hubo un fallo en la seguridad de las comunicaciones del Gobierno”.