Los potenciales socios del Gobierno se desmarcan y Sánchez salva su decreto contra la "república digital catalana" con PP y Cs