Puigdemont y sus apuros para condenar la violencia en las calles de Cataluña