La receta del PP para ganarse el ‘resistente’ voto de Vox: discurso más duro, apelar al voto útil y no confrontar con los de Abascal