El rey preside el Consejo de Ministros que aprobará dos nuevos impuestos con los que el Gobierno quiere recaudar 2000 millones