El rey reivindica una "España de todos" frente a la tensión independentista y republicana