El rey preside en el Congreso la apertura de una legislatura que depende de Cataluña