Sánchez abraza la socialdemocracia para dar la batalla electoral y se refuerza como líder indiscutible del PSOE