Sánchez gana las elecciones pero empeora sus resultados de abril y tiene más difícil gobernar