El PSOE ya solo contempla como salvación para la investidura un gesto del PP

Pedro Sánchez, con la selección de baloncesto