Análisis

Sánchez lee a Maquiavelo o sobre el dudoso valor de la palabra en política, por Jose L. Fuentecilla