Sánchez y Rivera escenifican su mala relación en el pleno del Congreso