Sánchez y Torra llegan a un encuentro rodeado de polémica y sin perspectiva de acuerdos