Sant Cugat utiliza un dron para informar a los niños de lo que pueden hacer y lo que no durante sus paseos