La sentencia del 'procés' y sus consecuencias tienen poco que ver con la de Companys en 1934

Lluís Companys