El temor al independentismo duro y a la decisión del Supremo sobre Junqueras precipitan la investidura

Representantes del PSOE y Podemos tras la presentación de su acuerdo