Tsunami marca el ‘clásico’ más politizado, mientras los radicales reavivan los altercados de octubre