Una veintena de personas hace un escrache en casa del ministro José Luis Ábalos