El laberinto por el que tardaremos casi dos meses en volver a votar