Puigdemont escenifica su martirio en Europa y después no se atreve a acudir por miedo a ser detenido