El atípico saludo con la mano en el corazón de Pedro Sánchez y sus ministros a sus homólogos portugueses