Pedro Sánchez lleva la presión al límite y se expone a una investidura sin pactos previos

Pedro Sánchez