Las cartas de amenaza con balas a altos cargos son excepcionales: ninguna en los últimos tres años

Un fallo de un vigilante de seguridad impidió a Correos detectar las cartas de amenaza con balas en su interior