Los militares españoles se tuvieron que comunicar por señas para recoger el material sanitario en China